Skip to main content

Cómo cuidar tus perlas cultivadas

1

Los cosméticos, perfumes y lacas para el cabello contienen unos productos químicos que perjudican el lustre de la perla con el paso del tiempo. Recomendamos utilizar las perlas después de utilizar estos productos.

2

Para los collares, después de su uso, es conveniente pasarle un paño húmedo para liberarlos de las grasas naturales del cuerpo; recordamos que la perla por su estructura es porosa.

3

Las perlas deben mantenerse en una bolsa de tela y separadas del resto de joyas para que no se rayen.

4

Si los collares tienen un uso frecuente es conveniente volver a enfilar cada año por motivos de seguridad y estética ya que el anudado de cada perla se oscurece. Y deben estar anudados perla a perla porque, si se produce una rotura, solo caerían una o dos perlas. Los nudos también evitan el roce de unas con otras.

5

Una vez al año, frotarlas con aceite de oliva para protegerlas de la transpiración.

6

No sumergirlas en agua, porque el hilo se puede estropear.

Perlas